Etiquetas de vino en Armas de Guerra

Los viticultores de Bierzo siempre han luchado en la batalla para crear los mejores vinos. Armas de Guerra nace con una clara intención de rejuvencer la marca Guerra, tradicionalmente percibida por el público en general como «un viejo estilo de vino, una imitación del estilo tradicional riojano», explica el diseñador Pablo Guerrero. El trabajo de branding se centró en crear desde el nombre hasta el grafismo.

Etiquetas de vino en Armas de Guerra

«El encargo fue crear una nueva marca que rejuveneciera estos vinos y los colocara en posición de mostrar toda su sutileza en mercados internacionales», nos explica Pablo Guerrero.

En el inicio del proyecto, por parte del cliente se manejaron conceptos como ‘declaración de guerra’, ‘bando de guerra’…, pero estos estaban «demasiado alejados» y eran «agresivos». Sin embargo, ayudaron a marcar un camino en el diseño que finalmente se orientó hacia la viña.

«El verdadero cambio era volver a las raíces, a la tierra».

Etiquetas de vino en Armas de Guerra

«Mi nombre es Pablo Guerrero, esto sí es una casualidad», dice el diseñador. «Lo que no es casualidad son los puntos de conexión con mi filosofía y estilo de vida. Mis abuelos eran viticultores en el Bierzo y yo amo esa tierra y sus viñedos».

«Me sentí emocionalmente implicado en la reivindicación de esta máxima: El vino se hace en la viña, y los verdaderos alquimistas son los viticultores».

Etiquetas de vino en Armas de Guerra
De ahí viene ese juego conceptual y visual de convertir los aperos de labranza en armas. «En la contraetiqueta incluimos la frase manifiesto que resume este juego de palabras e imágenes: ‘La viña es nuestra guerra. Los aperos, nuestras armas. Somos viticultores y luchamos cada día para conquistar lo mejor de nuestra tierra’».

Etiquetas de vino en Armas de Guerra
El cliente –una sociedad cooperativa– fue receptivo e intuyó que el diseño iba en la dirección correcta.

«En poco tiempo, cuando el etiquetado era sólo una imagen prototipo, dio señales de todo su potencial: importadores alemanes exigieron que el vino se vistiera de este modo como condición irrenunciable para realizar un importante pedido con destino a Centroeuropa».

En ese momento nació Armas de Guerra. Para Pablo ese fue un instante decisivo, porque de un golpe «comprendes la importancia –e incluso magia– del trabajo de creación de marca y diseño gráfico», dice.
Etiquetas de vino en Armas de Guerra

La sorpresa fue que esa combinación de palabras expresadas en castellano y la gráfica obtubieron tanta comprensión y reconocimiento en otros mercados como EEUU o Alemania.

Ese éxito no ha sido fortuito, los distintos aspectos gráficos se han cuidado hasta el detalle. «Desde el punto de vista formal se ha buscado deliberadamente la sobriedad acorde a un estilo rural y artesanal», comenta Pablo.
Etiquetas de vino en Armas de Guerra

«En concreto, la tipografía es una combinación muy estudiada: por un lado una fuente script, amable y vintage (Armas de) como Thirsty Rough. Por otro, la free font Haymaker, con ángulos agresivos, primitiva y marcial».

«En esta tarea, además de mi labor de director creativo y diseñador, fui ayudado de manera muy especial por mi compañero de coworking de la Colaborativa –y también diseñador gráfico– José Luis González Macias», aclara.

pabloguerrero.es

Etiquetas de vino en Armas de Guerra