‘Este diseño me suena’, una muestra de decibelios gráficos


Que levante la mano aquel diseñador que no escuche música en sus horas de trabajo. Nosotros lo confesamos, somos unos devoradores natos de notas musicales. Mientras le damos al Photoshop, al InDesign o a las teclas -como quien aquí escribe estas líneas- la música está omnipresente en nuestro día a día y es una forma enriquecedora de compartir diferentes gustos y estilos. Esa relación entre diseño y música aún es más estrecha si pensamos en la ingente cantidad de álbumes, carteles y entradas de conciertos, portadas de revistas o de libros que han pasado por nuestras manos con el pop, el rock, el jazz, el blues o la música clásica como tema de fondo y que han hecho las delicias de nuestra vista, además de nuestros oídos.

La exposición Este diseño me suena que acoge Espai La Rambleta desde el 13 de septiembre hasta el 13 de octubre se hace eco de ese vínculo entre diseño y música a través de las piezas de más de 40 diseñadores gráficos miembros de la Asociación de Diseñadores de la Comunidad Valenciana (ADCV). Comisariada por Josep Gil, en la muestra se pueden ver los trabajos de Paco Bascuñán, Juan Nava, Juan Martínez, Ibán Ramón, Dídac Ballester, Marisa Gallén, PalauGea… Y al igual que sucede en el terreno musical con los diferentes estilos, cada diseñador ha plasmado su particular y personal manera de abordar esos decibelios gráficos sobre portadas de grupos y músicos como Seguridad Social, Manolo Tarancón, Presuntos Implicados, Girasoules, Al Tall… pero también en folletos de festivales como el de Jazz Internacional de Alicante o Ensems, entre otros.

El diseño crea un significante de aquello que es inmaterial, lo identifica y lo potencia. Como se comprueba en la exposición, el diseño forma parte de la creación de la obra, «pues modifica la percepción que el oyente tendrá de la música que escucha, del músico o músicos que la interpretan», apunta Josep Gil.

Este diseño me suena ofrece una visión de cómo se expresa la música a través del diseño gráfico desde dentro de la Comunidad Valenciana, una onda que se expande llegando más allá del territorio español. Trabajos en los que prima el concepto de diseño, pasando por piezas bien interpretadas hasta otros en los que ambos, música y diseño, son pura experimentación. En todos los casos «son pequeñas superficies contenedoras de emociones», afirma Gil.

La exposición cuenta con la colaboración de ADCV, Fedrigoni, Stomvi, Tortosa, Galeriacuatro, Simbols, EASD Valencia, Estudio Paco Mora, Fernando Gil y el IVAM.

______
+info: larambleta.com

  • Pingback: gràffica.info | Comenzó una VDW ‘low cost’ que mantiene el tipo()

  • Me parece genial la idea, y muy necesaria para los músicos que piensan, mayoritariamente por desgracia, que el diseño de sus portadas pertenece a su ideario emocional y que por lo tanto son ellos -y ese primo que tienen todos que pinta o diseña- los que deben tomar las decisiones. No faltaré a la exposición.