Esa extraña obsesión de poner orden a las cosas que algunos llaman arte

Reconozco que tengo un serio problema. Cuando abro el cajón de la cocina se me ponen los pelos de punta al descubrir que hay un cubierto fuera de su sitio, lo mismo sucede cuando veo que el champú no está cubierto con su tapón correspondiente. Sí, es cierto; algunos dicen que soy una neurótica, pero al observar el trabajo del suizo Ursus Wehrli me percato de que lo mío es solo una bagatela.

Ursus Wehrli está preparando un nuevo libro The art of clean up (El arte de la limpieza) donde toma escenas cotidianas llenas de desorden y las reorganiza ya sea por filas ordenadas, por tamaños, colores o tipos de objetos. Y por lo que se observa en algunos previos del libro, las imágenes son más propias de alguien que sufre un trastorno obsesivo-compulsivo. Por ejemplo, ¿a quién se le ocurriría sino, coger la rama de un abeto y ordenar sus agujas en una escala como si fuera un gráfico de barras?

Esa ‘obsesión’ por el orden que presenta Ursus no viene de nuevas. Esta próxima entrega en forma de libro tiene un preámbulo: Tidying Up Art, donde igualmente se pone manos a la obra para deconstruir y poner orden en los cuadros más famosos de Paul Klee, Jaspen Johns o Van Gogh.

_

__________

+info: jeanniejeannie.com