«Es una evidencia que la innovación va antes que la regulación», BlaBlaCar

BlaBlaCar ha revolucionado la manera de compartir coche, y ha hecho más popular la la llamada «economía colaborativa», un modelo que defiende el intercambio de bienes y servicios con el foco puesto en la eficiencia y la sostenibilidad. Hablamos con Jaime Rodríguez, Country Manager de la compañía en España y Portugal, para saber cómo se cuece la creatividad en la empresa.

Jaime Rodriguez - Blablacar

¿Qué es la creatividad? Creo que es la capacidad de hacer cosas que ya existían, o que no existían, pero de una forma diferente. En sí mismo es la capacidad de crear, la capacidad de imaginar algo, e imaginarlo de una manera distinta. Luego está el siguiente paso que es llevarlo a la práctica.

¿Cómo nace BlaBlaCar? BlaBlaCar nace cuando a su creador, Frederic Mazzella, que es un tipo tremendamente inteligente, con una capacidad impresionante, pero humano como todos, se le olvida reservar un billete de tren para viajar en Navidad desde donde estaba residiendo hasta el sitio donde se celebraba la cena familiar. En el último momento, se da cuenta de que no tiene billetes, y de que todo está saturado. Empieza a llamar a todos sus amigos a ver si alguien le podía llevar, pero nada. Cuando ya desesperado consigue que su hermana le recoge, de camino a la cena familiar, en el viaje, se da cuenta de que todos los coches que había a su alrededor iban prácticamente vacíos, que solo iba el conductor.

En ese momento sí surgió una chispa de creatividad porque pensó que, si era capaz de crear algún mecanismo para poner en contacto a personas que tenían la necesidad de viajar con esas mismas personas que ya estaban viajando con sus coches prácticamente vacíos, se podría crear una red de transporte colaborativo que cubriese todas las necesidades que tenemos y, además, usar los coches de una manera más eficiente.

Algunas veces se ha insinuado que las crisis propician, en el fondo, nuevas maneras de ver las cosas, y nuevos caminos. ¿Crees que eso es así? En España siempre se ha dicho que «la necesidad agudiza el ingenio», y creo que al final la creatividad puede surgir de muchísimas fuentes… Una crisis económica significa que nuestros estándares económicos de repente cambian, y eso nos obliga a repensar las cosas. En el caso de la economía colaborativa y de BlaBlaCar, ha servido para acelerar un cambio en la sociedad, para que todos repensemos la forma en la que consumimos, y pasemos de una mentalidad de consumo basada en la posesión, a una basada en el acceso a bienes o servicios.

¿Cómo se relaciona la economía colaborativa con la creatividad? Yo creo que lo que surge y lo que permite que florezca la economía colaborativa es, precisamente, el conjunto de una creatividad y unas ideas, que a lo mejor no todas son nuevas, pero sí se aplican de forma un poco más novedosa, junto a un contexto tecnológico que permite por primera vez que se desarrollen de verdad a una escala masiva.

Compartir coches se ha compartido toda la vida, pero hasta ahora no había la capacidad tecnológica de generar confianza de forma masiva entre personas para que, sin conocerse de antemano, pudieran compartir un viaje. Se tienen que dar las dos: la idea y la capacidad de desarrollarla. En este caso, creo que han surgido las dos al mismo tiempo y han permitido un desarrollo de sistemas de economía colaborativa como puede ser BlaBlaCar.

¿Cómo se está regulando la economía colaborativa? Es una evidencia eso de que la innovación va antes que la regulación; ha sucedido a lo largo de la historia de la humanidad. La realidad es que, y más en los últimos años y a medida que la tecnología avanza, se ha acelerado todo de manera que es prácticamente imposible regular de una forma muy específica nada.

La mayor parte de reguladores se empiezan a plantear regular actividades de esta índole cuando ya están masivamente aceptadas y utilizadas por la sociedad. Por lo tanto, creo que debemos evolucionar hacia regulaciones más flexibles, más abiertas, que permitan dar encaje a este tipo de actividades, y solo limitar aquellas externalidades negativas que puedan tener. Pretender definir de antemano cada una de las actividades que van a surgir por la creatividad de la gente en Internet es una tarea imposible.

¿Se nace creativo, o es una cualidad que se adquiere? Creo que hay gente que es tremendamente creativa desde que nace, pero es cierto que luego todo esto se entrena. Al final, creo que depende mucho de cómo enfoques los problemas que tienes delante, y con qué mentalidad lo hagas. Hay gente con más facilidad para hacer algo desde que nace, pero el ambiente, la educación, o el entrenamiento que tengas favorece que puedas ser más o menos creativo, incluso en un momento determinado de tu vida.

¿Cuál es tu proceso creativo? En primer lugar, soy un gran fan del folio en blanco y de escribir o dibujar lo que se me pasa por la cabeza. Y luego, quizá por mi formación como ingeniero, me han enseñado a dividir cualquier problema o tarea en minitareas que ir resolviendo, así que procuro fragmentar aquello a lo que me estoy enfrentando en distintos temas a abordar, e intento resolverlos uno por uno de manera que la suma resuelva el problema total.

Utilizamos la tecnología para casi todo. ¿Crees que esta dependencia mata la creatividad o, al contrario, la estimula? Creo que al final depende de cada uno. Cada uno tiene un proceso creativo, y una manera de abordar las cosas. Yo, por ejemplo, soy un enorme amante de la tecnología, pero mi primera herramienta es un folio en blanco.