El papel de la mujer en el diseño

Hace unos días se celebraba el Día Internacional de la Mujer y a raíz de ello en la redacción volvió a surgir el debate: ¿qué pasa con la mujer en el diseño?

shutterstock_176102633

Shutterstock – Imagen vectorial 176102633

Es evidente que la mujer ha entrado en masa en el mundo del diseño y la creatividad. Solo hay que acercarse a cualquier escuela para comprobar la cantidad de chicas que hay en una clase. Sin embargo, seguimos viendo que su repercusión, su visibilidad, sigue siendo muy reducida. Incluso fuera de nuestras fronteras donde en el mundo anglosajón nos llevan mucha distancia, cabría esperar algo más de presencia, pero igualmente se da un desequilibrio.

Yo tengo mi teoría, sin confirmar, pero teoría al fin y al cabo. Todo el equipo de Gràffica –excepto quien escribe ahora estas líneas– son mujeres, pura casualidad, pero esta circunstancia me deja ver un poco cómo piensan. Ellas son mucho más inteligentes que nosotros y cuando ven cómo funciona este trabajo lo mandan todo a tomar viento. ¿Quién en su sano juicio aguantaría este trabajo? Sin horarios, sin seguridad económica, con clientes estúpidos, con esa eterna sensación de que siempre es como el primer día. Eso no es asumible por personas inteligentes y las mujeres lo son.

Ya digo que es una teoría, seguramente absurda, pero no tengo otra explicación. Sé que no hay una mano negra que haga que las mujeres no tengan mayor presencia o tengan mayor relevancia. A nosotros nos llegan todo tipo de proyectos y no nos fijamos si éstos son de hombres o de mujeres, de jóvenes promesas o de personajes consagrados; si encaja con la línea editorial entra, así de simple. Es seguro que nadie ha tramado nada para que solo una mujer, Pati Núñez, haya sido Premio Nacional de Diseño, pero da que pensar.

No tengo mucha explicación para ello, algunos dicen que es por la maternidad, otros que sí que están pero que son muy discretas. Igual los tíos somos más insistentes, gritamos más, somos más pesados e insoportables y al final eso nos hace destacar más. Es posible.

¿Qué opináis vosotros? ¿Alguna teoría?

  • pedro

    menuda chorrada de artículo. te has lucido.

  • Lorea Larrea

    Estoy de acuerdo con la intervención de Marisa. Como en muchos otros ámbitos de la sociedad las mujeres estamos en un segundo o tercer plano, dejándonos reducidas a un minúsculo espacio. Yo estudié diseño industrial hace más de 20 años y las mejores de la clase eras las pocas chicas que estábamos ¿por qué? porque éramos las que más trabajábamos y porque veíamos clarísimo que si no nos esforzábamos el doble no íbamos a llegar a ningún lado. ¿Sabéis dónde estamos algunos y algunas de aquellas promociones a los cuarenta y pico? Pues muchos de esos hombres que se esforzaban poco y que no eran nada brillantes, en buenos y atractivos puestos en empresas en la que se valora el diseño y las tres chicas que destacamos estamos haciendo lo que podemos y dando tumbos, mientras hemos sido madres muy tarde (o nunca).
    Sin embargo es un auténtico desperdicio de talento. Las mujeres tenemos muchísimo que aportar en el diseño. El punto de vista femenino en el diseño es imprescindible para cambiar algunas cosas, para mejorar otras, para rehacer desde el inicio algunas que lo necesitan a gritos.
    La verdad, Victor, me suele gustar lo que escribes y esperaba más de este artículo, pero gracias por sacar el tema.

  • Pingback: No le digas a mi madre que soy publicista -XXVI | Mr. Brief()

  • No estoy de acuerdo con que la mujeres sean más inteligentes, sólo por el hecho de ser mujeres.

    Sin embargo, estoy de acuerdo en que las mujeres que están trabajando de lo mismo que un hombre, sea la profesión que sea, suelen estar más capacitadas para desarrollar la misma actividad.

    Ejemplo:
    Si dos personas, A y B, quieren llegar al punto X, han de recorrer la distancia Z en el tiempo Y, pero una de ellas, “A” en vez de recorrer Z, ha de recorrer Z + hacer frente al patriarcado + a comentarios machistas + un montón de situaciones cotidianas que como hombre no puedo ni imaginar, el resultado es que en el punto Z, la persona “A” tendrás mucha más experiencia y herramientas propias para superar obstáculos que la persona “B”, que en teoría tuvo el camino más fácil.

    Esta situación se da ahora con las mujeres, porque històricamente han sido oprimidas, pero también se da con otros colectivos igualmente oprimidos.

    El tema de tener hijos o no, y cómo afecta la maternidad/paternidad al desarrollo profesional de una persona, sólo afecta negativamente si se coje como patrón a seguir el modelo tradicional, de mujer ama de casa y cuidadora, y el hombre, liberado de esa responsabilidad por obra y gracia divina.

    En mi caso, mi pareja tiene una categoría profesional bastante más alta que yo, y si tenemos hijas, tengo altas probabilidades de ser yo el que las cuide. Y eso no me hará menos hombre, ni menos profesional, ni menos nada. Eso me hará más experimentado, más capaz de gestionar situaciones incontroladas y más empático con otro ser humano. La verdad es que me jode bastante que en temas laborales, tener hijos se plantee siempre como una gran putada y no como una oportunidad de crecer como persona y como ser humano. ¿Que mierda de sociedad ve en un hijo una traba para el progreso? Tampoco digo de tener hijos como conejos, pero ostia, tendría que estar valorado de otra manera a nivel social, no?

    Un saludo!

    • Flor de Cactus

      Si, tener hijos debería estar valorado… al menos en su justa medida. Tanto si es mujer como si es hombre me parece respetable cuidar de tus vástagos sin que nadie te califique de “maruja”. Es una opción aunque si la conciliación laboral fuera algo real no sería necesario plantearse que uno de los dos progenitores sacrificara su vida laboral y en muchos casos social. Y no, no somos ni mas ni menos inteligentes. Somos lo que somos, pero no deberíamos necesitar demostrar al mundo ni a nosotras mismas nada… y siempre estamos en ello.

  • LaBelle

    Estoy muy de acuerdo con algunas de las opiniones escritas, especialmente con la de Marisa. Seguimos social, laboral, culturalmente, en un proceso de cambio y eso conlleva una lucha. Y esto puede llegar a cansar, y mucho.
    Cansa cuando tengo que llegar a ser una borde en mi trabajo e imponerme a mis compañeros porque no me gusta que se comente el color de mi barra de labios o que se cuestione cada paso que doy porque soy mujer y soy joven (y a sus ojos: inexperta). Veo como a otras personas del sexo masculino sentadas a mi lado no les comentan que hoy se peinaron diferente o les espetan que hoy están muy guapos. Tampoco le cuestionan su trabajo, se da por entendido que si lo han hecho asi, es porque se hace asi. Pero esto pasa en el diseño y en cualquier otro trabajo.

    Hablo desde un punto de vista personal basado en mis experiencias.
    Quizás deberíamos quitarnos de la espalda algunos clichés como los que se nombran aqui, no creo que nuestra posición en el diseño dependa de nuestro coeficiente intelectual. Estoy aburrida de oir que las mujeres somos más creativas que los hombres, más inteligentes o que podemos hacer cuatro cosas a la vez. No voy midiendo el C.I. de la gente con la que me relaciono, pero me he encontrado de todo, independientemente del género.
    Debería ser positivo, pero se utiliza como peyorativo. Yo personalmente me tomo a mal la coletilla de “hazlo tu, que las chicas tenéis más maña”. Lo digo, porque me ha ocurrido. No es que tenga más maña y un hombre más fuerza (otro cliché). Si hago algo es porque estoy capacitada para hacerlo, por mis estudios y conocimientos, no por mi género.

    A lo mejor habría que cambiar todo de base. Resulta que las mujeres (o algunas mujeres) deciden apartarse de su vida profesional porque no es compatible con la maternidad o su vida personal. Eso debería ser una elección propia, no impuesta.
    Si tenemos horarios abiertos, ese es nuestro problema (el de lxs diseñadorxs), porque lo aceptamos. Yo no quiero tener los mismos derechos que un hombre si los derechos del hombre son una mierda, quiero tener los mismos mejorados, no conformarme a llegar a su nivel. Habrá que empezar a decir que no y a educar a lxs clientes. Yo educo y digo que no. Y me va mejor, porque me siento mejor haciendo eso. No disfruto de mi trabajo ni de mi vida cuando apenas tengo tiempo para dormir, no me enorgullezco de decir que casi no descansé por acabar un trabajo, de hecho, cuando eso ocurre, me siento una pringada.

    Y se puede ser igual de insistente o gritar más que un hombre. Puedo ser todo lo discreta o lo gritona que quiera.

    Y como sugerencia, algo que me cabrea bastante de gráffica, es que siempre usáis “diseñadores” para referiros a diseñadoras y diseñadores. Es un ejemplo para que veais por qué las mujeres estamos siempre invisibles, porque mucho de lo que nos rodea nos discrimina, partiendo del lenguaje.
    Si no os gustan las alternativas que existen no aprobadas por la RAE (por supuesto), podéis probar a poner “profesionales del diseño”, por ejemplo.

    Un saludo.

  • izaskunsaez

    Por alguna extraña razón no puedo responderte directamente Flor de Cactus, pero no sé exactamente por qué te das por aludida… :/ ahí me he perdido… igual hemos coincido en opiniones solo que expresadas de otra manera pero vamos… que para nada me refería a ti XD ¡de hecho acabo de leer tu comentario ahora!, pero vamos que estoy de acuerdo :)

    • Flor de Cactus

      me está gustando esto… al final cambiamos impresiones, y llegamos a puntos de acuerdo… ánimo a todas y a seguir currando. No queda otra! Si hay algo que se percibe son ganas, mucho ánimo!!

  • Naz

    Es el primer artículo en referencia a la mujer y su posición en el diseño con el que no puedo estar más de acuerdo. ¿Por qué no hay un número similar de nombres en ambos géneros? precisamente por lo que tú has dicho. Hay que estar rematadamente loco para aguantar y disfrutar esto. No conozco todos los casos, conozco el mío y, efectivamente, no se me ocurriría intentar hacer a la vez otra cosa que no fuera esto. Familia, vida social, y proyectos vitales de futuro excluidos.

  • izaskunsaez

    Ah! y se me olvidaba, soy ambiciosa (una palabra que está un tanto demonizada) y no pego codazos a nadie. Desde antes de trabajar como aútónoma llevaba el tema de mi marca personal, me mezclo con distintos profesionales (desarrolladores, marketing, SEO…etc) no busco ser una 4×4 (aunque a veces me vea obligada) no quiero trabajar sola, sino en equipo, me gusta estar en máximo contacto a través de las redes. Desde hace meses recibo consultas a través de twitter, Fb, skype, mail, sobre dudas de diseño que le surgen a los que están empezando y a los que ya llevan un tiempo… poder ejercer de consultora me gusta y ayudar a quien está más perdido/a me mola. Hago cosas by the face para poder promocionarme y seguir subiendo, no meto 5 horas al día, meto más de 8, 9 y 10… No me enorgullezco de ello, simplemente es mi día a día. Soy competitiva, cuando veo algo que me gusta QUIERO Y NECESITO saber hacerlo yo también, pero ojo, siempre con respeto. Reconozco que el hecho de que se acuerden de mi para hacer hangouts en abierto sobre diseño, que me nombren en las redes y que reconozcan públicamente mis competencias me mola…. ¡me mola mucho! pero eso no es un premio con mayúsculas como algunos dirían. Para mí, por ahora, es mucho más de lo que había imaginado :)

    • Flor de Cactus

      Supongo que me puedo dar por aludida… no busco premios exactamente… ni laureles, hablo de reconocimiento, que no es igual, y lamentablemente el reconocimiento llega en formato económico porque sino entramos en un juego absolutamente machista. Al fin y al cabo, y lo digo por experiencia, nosotras somos mucho más idealistas en ese sentido… trabajo bien hecho, responsabilidad y todo eso. Cosas que están muy bien pero que deben ser reconocidas como lo son las de los varones. Las redes proporcionan contacto, y concretamente yo estudio actualmente en una escuela de arte donde convivo con muchas personas interesadas en el tema que me aportan mucho. Pero un equipo de trabajo es otra cosa y es muy importante “formar parte”. En fin, que cada una sabrá evidentemente como quiere trabajar pero que el parón maternal es un hecho, no es algo de lo que puedas “pasar” (evidentemente si decides no tener hijos si) y que casi con 50 tacos, la cuestión no debería ser el número de horas dedicadas a esta profesión que son muchísimas, no muchas, muchísimas… con contrato, como freelance, como estudiante… siempre con sincera vocación pero viendo los resultados de otros… con verdadera tristeza. Hay que cuestionarse, como propone el artículo, por qué la historia del diseño y las mujeres es una historia de lo que pudo haber sido y no fue. Por supuesto enhorabuena a las que ésto les suene a chino, eso significa que han conseguido lo que otras, por razones a determinar en cada caso, no.

  • izaskunsaez

    Sinceramente, reducir el éxito laboral de cualquier persona a si se
    recibe o no un premio, así para empezar, me parece digno de tener una
    visión un tanto reducida. Soy mujer, 32 años y diseñadora. Llevo unos añitos dedicándome a esto, poniendo todo lo que puedo (y más) en
    mi carrera profesional, porque me gusta, sé que valgo para ello y veo
    resultados poco a poco. ¿Qué pasa con todas y todos los diseñadores que
    no son premiados o laureados por una grupo reducido y donde casi siempre
    suenan los mismos nombres?, ¿solamente se es diseñador si se ha
    recibido un premio? no sé si algún día recibiré un premio, francamente
    no lo busco. Paso de relacionar este tipo de temas con la maternidad… ni la que decide tener hijos tiene que dejar todo de lado ni la que decide no tenerlos es un robot… debemos romper esos clichés o me parece que las primeras que nos pondremos trabas somos nosotras mismas.

  • Charo

    Ánimo a todas y a seguir luchando!!. A las jóvenes para empezar en este mundo y a la mayorcitas para seguir en la brecha!! Las cosas son como son porque la concepción y visión del mundo es distinta para un hombre y para una mujer (eso es así y nos importan cosas diferentes, al menos a los de mi generación). Creo que la dificultad estriba en que el mundo que vivimos hoy por hoy está hecho a imagen y semejanza del hombre, y me refiero a las ideas y a los conceptos: una mujer tiene que demostrar que es mujer y que está a la altura del hombre y lo hemos conseguido, nos hemos “masculinizado” en ese aspecto. Hay mujeres piloto, bombero, Guardia Civil, conductoras de autobús …profesiones hace treinta años casi exclusivas de los hombres. Antes un hombre no tenía que compatibilizar vida laboral y familiar, la que tenía que hacerlo era la mujer, y sé de lo que hablo, que ya tengo algunos años y así tenías que adaptarte o desaparecer porque sobre ti recaía el cuidado de la familia y los hijos, pero ojo, en todas las profesiones no solo en la nuestra,… afortunadamente todo está cambiando, porque la mentalidad masculina empieza en cierta manera a “feminizarse” y ya no es tan impensable para un hombre ejercer de “amo de casa”, de “matrona” o maestro de jardín de infancia e invertir los roles. En las altas esferas, que son las que deciden, esta mentalidad no ha cambiado, y no lo hará hasta que lleguen las nuevas generaciones sin tantos prejuicios y es ahí dónde se tiene que generar la igualdad.

  • Uqui Permui

    Los codazos masculinos, y alguno femenino…. Pero sobre todo que esta sociedad sigue siendo blanca, masculina y heterosexual, con cada vez más fuerza de la homosexual masculina. No es una cuestión de quién es más listo, ni guapo. Los hombres teneis una cultura social de poder y la ejerceis. Las palmadas en los hombros, es bastante más dañino de lo que parece, no es un simple gesto trival. Las mujeres tenemos que tener muchas, muchas agallas para movernos en este mundo. Soy mujer y llevo más de veinte años en la profesión.

    • uquipermui

      Nota: Quiero aclarar en referencia a los codazos, que no estaba pensando en los colegas sino en el sentido social amplio, en cuanto a servicios y clientes… ejecutivos, directores/as,

      Muy al contrario, en cuanto a las colegas, creo que cada vez más estamos aprendiendo a valorarnos, apoyarnos… y quiero pensar que una de las claves para mejorar nuestra presencia pública será está.

    • uquipermui

      Nota: Quiero aclarar en referencia a los codazos, que no estaba pensando en los colegas sino en el sentido social amplio, en cuanto a servicios y clientes… ejecutivos, directores/as,

      Muy al contrario, en cuanto a las colegas, creo que cada vez más estamos aprendiendo a valorarnos, apoyarnos… y quiero pensar que una de las claves para mejorar nuestra presencia pública será está.

  • Laura L

    Soy estudiante de diseño, llevo 6 años siéndolo, y estoy apunto de terminar mi segunda titulación. Quizás el mundo no me conozca como diseñadora, pero se que tengo el respeto de mis compañeros -en clase todos son hombres excepto yo y una chica más- y de mis profesores. Soy una currante nata, no me importa no dormir, levantarme a deshoras e incluso carecer, durante largos periodos de tiempo, de vida social para cumplir mis plazos de entrega, pero no me importa porque disfruto de lo que hago. He dejado lejos muchas cosas importantes en mi vida por el diseño, y digo lejos porque tuve que marcharme a otra ciudad dejando a mis amistades, mi familia y mi pareja allí para poder ser lo que quería ser.
    Se que en este mundo el reconocimiento es escaso y mucho más para una mujer, casa, pero sinceramente ni soy capaz de dejar nada a medias ni sabría ser otra cosa. Sólo los mayores masoquistas nos dedicamos al diseño pero al igual que ellos disfrutamos del “dolor” aunque no lleguemos muy bien a entender porque.
    Sí es cierto que no hay muchas diseñadoras reconocidas ni premiadas pero también es cierto que el ser premiado no te hace mejor profesional, sólo es un título más. Y por otro lado tenemos el tema de la maternidad, eso es frustrante, si queremos ser madres no somos lo suficiente profesionales y si no queremos serlo estamos “desnaturalizadas”.
    Pero yo replantearía la pregunta de otra manera ¿Qué pasa con la mujer en el mundo laboral? Porque esto no solo se da en el diseño, se da en casi todos los campos profesionales, medicina, investigación, abogacía… incluso en los Premios Novel.

  • perikoker

    Si, yo apoyo la teoria de la maternidad o mejor la creación de los hijos como principal motivo. No asistimos a tantos “saraos” y centramos la energía en dos direcciones.: el trabajo bien hecho y nuestra vida personal, sin querer no nos queda el tiempo ni energía para la promoción de nuestro trabajo y nuestra marca profesional.

  • Mayela

    ¿Qué tiene que ver la maternidad precisamente en una profesión tan freelance?

    • Flor de Cactus

      esto de la profesión freelance… personalmente creo que hay mucha trampa en éso. Ser freelance no es ninguna panacea. Y la maternidad… tiene mucho que ver, no creo ser la única que haya reducido su jornada por aquello de la conciliación y finalmente haya terminado perdiendo el trabajo y convirtiéndose en freelance. En parte culpa mía… seguramente, pero ya no parece fácil encontrar cabida en el mundo laboral que es el tema… como freelance si? Discutible. Y sigo trabajando y estudiando… otra cosa es cobrar… la esperanza es lo último que se pierde, supongo.

  • Marisa

    Vivimos en un mundo hecho a la medida del hombre, donde lo masculino aún tiene la supremacía en casi todos los estamentos. Es una cuestión de base cultural y social. El hombre ha detentado el poder durante siglos y ha modelado el mundo a su conveniencia y antojo, dejando un minúsculo y reducido lugar para la mujer, siempre fuera del poder decisorio. Pensemos en nuestro país, una democracia jovencísima heredera de una dictadura…pero señores y señoras ¿desde cuándo pueden estudiar y trabajar las mujeres en nuestra España? Unas pocas décadas sólo, no cambian de golpe y porrazo siglos de pensamiento y estructuración social de género.

  • Julia De La Cal LaParabólica

    Sinceramente, me parece un discurso bastante frívolo y pobre. Y me resulta dificil creer que tus compañeras, a día de hoy y con la que está cayendo, estén de acuerdo con esta publicación.

    • graffica_info

      ¿Cual es tu teoría Julia? ¿Cuál crees que es el motivo por el que la mujer no tiene tanta relevancia como el hombre?

  • anduluplandu

    yo soy mujer, ilustradora y diseñadora. Sí que hacemos ruido… pero (almenos en mi caso) trabajar no es la prioridad. Está entre mi top tres, pero no es la primera..

    • Flor de Cactus

      Verás… no sé cual es tu edad (no es para que lo digas…) pero seguramente jóven. Yo no lo soy al menos en años, de espíritu si. Es verdad, en un principio es bonito el trabajar para tí mism@, hacer “lo que te gusta” pero somos seres sociales. Esto lo he aprendido con la edad, y NECESITO ese reconocimiento que no llega, y necesito formar parte de un equipo de personas. Y sobre todo… vivimos en una sociedad en la que es necesario cobrar por un trabajo para que éste sea realmente valorado. Quizá somos realmente nosotras mismas las que deberíamos exigirnos no aislarnos, trabajar solo está bien, pero la competitividad, el liderazgo, la gestión de las emociones y los grupos sociales también debería ser cosas “nuestra”.

      • anduluplandu

        no soy tan joven, llevo años trabajando por otros que me pagaban mal y no me reconocían nada .. y cada una ve las cosas a su manera, dependiendo de en qué momento esté, eso no te lo discuto :). Sí, somos seres sociales (opción de cowork, cursos, estudios compartidos..) ¡ánimos y a luchar!

        • Flor de Cactus

          jejej, pero yo ya soy vetusta… casi. Y si, has abierto otro frente… trabajar para otro y que te paguen mal e incluso te traten como un felpudo. Es complicado, ser mujer es complicado para que negarlo. Pero suerte!!! mucha,:)

          • anduluplandu

            gracias!! :) igualmente!

  • Flor de Cactus

    Reconozco que no comparto tu teoría, pero gracias por sacar el tema… soy mujer, y me encanta mi profesión, no tengo trabajo o al menos contrato. Sigo estudiando, reciclándome y haciendo trabajos esporádicos. Soy buena o eso dicen. Pero soy mujer y estoy en paro. Curranta, responsable… pero mujer. Maternidad? edad? sexo? Es complicado, quizá las razones son comunes a otras profesiones pero si creo que en este mundo la reinserción pasado un tiempo es difícil. Convencer de que puedes amoldarte a nuevos sistemas de trabajo, nuevas tendencias y novedades (que en diseño se mueven muy rápido) en general es difícil. Pero se puede… y siendo mujer más.