Un diseño que es la Hostia Consagrada

María Sáez y Ander Sánchez se conocieron en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del País Vasco. Después montar sus propios estudios por separado, en 2008 se unieron en La Caja de Tipos. Juntos han aprendido «todo significa», por eso siempre intentan aplicar esa premisa en todos sus trabajos. Y eso mismo es lo que han hecho este encargo singular encargo: el diseño de un recordatorio de Primera Comunión. La solución fue convertir el recordatorio en una Hostia Consagrada.

Un diseño que es la Hostia Consagrada

«Los padres de Josu conocían nuestro trabajo desde hacía tiempo así que cuando nos encargaron el diseño del recordatorio para su Primera Comunión, ya sabían que íbamos a intentar hacer algo diferente», explican en La Caja de Tipos. «Buscando documentación referente a la celebración llegamos a la conclusión de que lo más importante de ese día es que el niño comulga por primera vez, así que esa fue la idea a partir de la cual empezamos a trabajar».

La idea de La Caja de Tipos fue convertir el recordatorio en una Hostia Consagrada «como la que Josu iba a recibir el día de su Primera Comunión», dicen. «De ahí el formato redondo».

Un diseño que es la Hostia Consagrada

En uno de los lados grabaron en relieve el nombre y los apellidos del comuniante igual que ocurre en la Sagrada Forma. Para la parte trasera, donde aparecen los datos querían «algo sencillo» y que «no le restase importancia a la parte principal». Tras documentarse sobre el tema, se dieron cuenta de que «muchas de las Hostias reales se adornan con pequeñas cenefas». Así es cómo usaron una tipografía caligráfica, con el objetivo de «convertir el texto en un círculo decorativo». Al imprimirlo en gris le dieron el «toque de color que necesitaba para que se diferenciase del fondo pero sin llegar a resaltar demasiado».

https://www.behance.net/gallery/507467/Josu-Basterra-Gilabert