Cuando el ojo de Otero se fijó en Picasso

La extensión del fondo fotográfico de Roberto Otero (Trenque Lauquen, Buenos Aires, 1931-Palma de Mallorca, 2004) lo convierte en un importante registro documental de los últimos años de la vida de Pablo Picasso, transcurridos en el sur de Francia. Vinculado a la familia del poeta Rafael Alberti, Otero formó parte entre 1961 y 1970 del entorno privado del artista, entablando así una relación que se tradujo en más de 1.500 imágenes entre negativos, diapositivas, copias en papel e internegativos. Este valioso fondo, que se completa con documentos, cuadernos y correspondencia del fotógrafo, fue adquirido por el Museo Picasso Málaga en 2005. En el marco del programa Picasso 20 Miradas. Málaga, 20 años bajo la mirada de Picasso, el fondo ha sido minuciosamente ordenado y estudiado, en una intensa labor de documentación que ha hecho posible que hoy esté a disposición de los investigadores en la Biblioteca MPM.

Las imágenes que lo componen se caracterizan por una cercanía que hace que sus protagonistas se desenvuelvan frente a la cámara con total normalidad y espontaneidad. Asimismo, destaca la particularidad de Otero como fotógrafo, marcada por un ritmo de trabajo pausado, con tomas repetidas de un mismo instante, lo que permite establecer una lectura narrativa del momento. El conjunto se aproxima en cierta medida a un álbum de familia, al que el espectador se asoma convirtiéndose en testigo de una cotidianidad en la que solo accedían familiares y amigos.

Durante este verano, el Museo Picasso Málaga muestra una selección de 64 fotografías de este archivo, instantáneas que han sido escogidas por el crítico y comisario de arte Alberto Martín y que se exponen agrupadas en 13 secuencias de imágenes que ofrecen nuevas lecturas de situaciones, lugares y espacios de la intimidad de Pablo Picasso: trabajando en el taller, en compañía de su mujer Jacqueline Roque, preparando una exposición, contemplando su obra, mostrando su colección de arte… Las imágenes recrean la atmósfera de su hogar, un lugar en el que también recibía la visita de amigos y conocidos, como los pintores Joan Miró y Edouard Pignon, su amigo de la juventud Manuel Pallarès, el fotógrafo Edward Steichen, el coleccionista Joseph Hirshhorn, Rafael Alberti y el propio Roberto Otero, entre otros.

Esta selección de imágenes queda recogida en el libro Picasso visto por Otero, que el Museo Picasso Málaga ha editado junto a La Fábrica Editorial. Bilingüe en español e inglés, incluye una introducción del director artístico del MPM, José Lebrero Stals, y un texto del crítico Alberto Martín. El título está ya disponible en la Librería MPM y distribuido en nuestro país e internacionalmente por La Fábrica Editorial.

La sala de exposición de la planta baja expone asimismo una selección de diecisiete libros ilustrados por Pablo Picasso, entre los que se encuentran títulos tan representativos como Cinq sonnets de Pétrarque avec une eau-forte de Picasso (París, 1947), Gavilla de fábulas sin amor de Camilo José Cela (Palma de Mallorca, 1962) y Shakespeare de Louis Aragon (París, 1965). El conjunto es una muestra de la aportación picassiana a la bibliofilia y son ejemplos de la especial relación que el artista tuvo con la palabra escrita. Se trata de publicaciones de tirada corta, cada uno de ellos con características muy especiales, que han sido pocas veces mostrados al público.

Museo Picasso de Málaga
Hasta el 23 de septiembre 2012.

Imagen superior:
Roberto Otero (1931-2004)
Picasso en su dormitorio, dedicando su libro ‘Un eventail (1905-1914)’.
Notre-Dame-de-Vie (Mougins), 16 junio 1966
Copia digital 24 x 30 cm
© Roberto Otero, Museo Picasso Málaga. Vegap, Málaga 2012

Imagen inferior:
Roberto Otero (1931-2004)
Pablo Picasso y Edward Steichen
Notre-Dame-de-Vie (Mougins), 6 agosto 1966
Copia digital 24 x 30 cm
© Roberto Otero, Museo Picasso Málaga. Vegap, Málaga 2012

_____
+info: museopicassomalaga.org