10 consejos para crear un buen porfolio de diseñador

Un porfolio bien diseñado y estructurado puede ser la clave para encontrar el puesto de trabajo o el proyecto que el diseñador desea. Aunque pueda pensarse que para hacer un porfolio solo es necesario hallar una estética bonita, para crear uno realmente bueno es necesario ir más allá y establecer una estrategia de comunicación concreta, dependiendo de los objetivos a los que se quiera llegar con él. Al fin y al cabo, el portfolio es una potente herramienta de comunicación; la principal carta de presentación del profesional.

cómo diseñar un portfolio - consejos

Imagen de Bench Accounting

Para algunos diseñadores se hace realidad el dicho popular ‘En casa del herrero, cuchillo de palo’; podrían hacer excelentes diseños para un cliente, pero se vuelve todo un reto si el eje del proyecto gira entorno a él y a su trabajo. Para aquellos creativos a quienes les sea más complicado lograr un porfolio que les presente tanto como profesionales como al trabajo que hacen, ofrecemos 10 consejos con los que saber cómo diseñar un porfolio eficaz.

1. Crea un porfolio físico y otro online

En el mundo en el que vivimos hoy en día, tan importante es presentar y mostrar tu trabajo a través de un porfolio físico como en línea. Es por ello que el profesional debe contemplar la creación de ambos. Con un porfolio online, el creativo tendrá una ventana siempre abierta al mundo; un escaparate que venderá de forma silenciosa 24 horas, sin límites fronterizos. Y con un porfolio físico el diseñador podrá mostrar a aquellas empresas a las que aplique o ante aquel cliente con el que desee trabajar un punto diferenciador gracias a su personalidad plasmada en un soporte físico. Además, con este será más fácil adaptar el contenido según lo qué se quiera conseguir.

2. Establece objetivos

Este punto es realmente importante, ya que marcará la línea a seguir en el diseño del porfolio. Tanto si es físico como online, el creativo debe preguntarse qué quiere conseguir con su porfolio: obtener un puesto de trabajo concreto, clientes de un sector particular, proyectos de packaging, de diseño editorial, de diseño web, de ilustración, etc. Según lo que se pretenda, el contenido se enfocará a ello. Esto también facilitará las oportunidades de potenciar las habilidades que tiene el creativo para desempeñar el perfil escogido.

3. Escoge la plataforma ideal

Existen muchas opciones en cuanto a plataformas en las que crear tu porfolio online, desde la creación de un dominio personalizado (invirtiendo en alojamiento web y creando una página en WordPress, por ejemplo), hasta configurando un blog alojado en cualquier plataforma de creación de blogs como Blogger, WordPress, Weebly… También puedes crear tu página a base de plantillas en plataformas como Squarespace. La elección dependerá de tus necesidades y objetivos.

4. Sé selectivo con tus trabajos

Aunque sea tentador mostrar en el porfolio todo el trabajo realizado hasta el momento, lo más sensato es seleccionar solo aquello que coincida con la estrategia que se ha escogido para componer el porfolio. En este punto prima la demostración de la experiencia y las habilidades. Hay que venderse a uno mismo por lo que todo proyecto puede ser susceptible de mostrar si con él se puede comunicar de lo que se es capaz (incluso aquellos proyectos personales en los que detrás no hay ningún cliente).

5. Dale un contexto a los proyectos que presentes

En ocasiones el cliente o la empresa lo que busca más en un diseñador es su capacidad para interpretar y afrontar un briefing y no tanto que tenga un estilo en concreto. Por ello, es muy recomendable que a las imágenes del proyecto les acompañe una pequeña explicación sobre qué es lo que se pedía y cómo se ha resuelto. La explicación del proceso le dará otra dimensión al proyecto que se muestre.

6. Incluye un índice en los porfolios físicos

Este pequeño gesto ayudará al receptor a visualizar el porfolio de un modo más ordenado y limpio, pudiendo, además, marcar e indicar con mayor concreción qué es lo que más le ha interesado o qué punto le gustaría ahondar. Con una estructura clara de la información, la asimilación del contenido será más rápida y eficaz.

7. Crea varias versiones de tu porfolio 

Como hemos indicado anteriormente, con el porfolio físico es fácil personalizar el contenido. Si dominas varias disciplinas (diseño gráfico, ilustración, fotografía, etc.) es interesante que cuentes con diversos porfolios en los que estas protagonicen cada uno de ellos. Es decir, si quieres conseguir un trabajo en que la ilustración cobra mayor importancia, podrás facilitar aquel porfolio en el que le des más importancia a tu faceta como ilustrador; si aplicas para un puesto de diseñador gráfico, puedes mostrar aquel porfolio en el que muestras los proyectos que has llevado a cabo como tal. De este modo, tu perfil se verá más especializado en aquella materia que te interese.

En cuanto al porfolio digital, la versión con la que se debería contar es con la de pdf. En ocasiones, para aquellos quienes están buscando un profesional en el sector de la creatividad, les es más cómodo recoger la información y almacenarla para revisarla en otro momento. Si les facilitas el documento en pdf, será mucho más probable que cuenten con tu perfil y no prescindan de él en la primera fase de selección por la dificultad de recopilar tus datos.

8. Actualiza tu porfolio online

Al igual que ‘el dinero llama a dinero’, ‘el trabajo llama al trabajo’. Actualizando tu porfolio online, además de poder posicionar tu trabajo en internet gracias al SEO (es muy recomendable hacerlo incluyendo un blog en tu porfolio hablando sobre tu trabajo o sobre el diseño en general), mantendrás al día a los usuarios de tu porfolio online. Si tienes porfolio online pero no lo actualizas, puedes estar transmitiendo una sensación de dejadez poco deseables.

9. Crea proyectos personales

Si eres nuevo en el mundo profesional y en tu porfolio cuentas con escasos trabajos en los que detrás hay un cliente, crea proyectos personales que creas que encajarán en el tipo de proyectos o puestos de trabajos en los que estés interesado. Por ejemplo, si buscas trabajos de diseño web, crea proyectos con clientes ficticios en los que puedas demostrar tu destreza en este campo. Aunque no sea real, puede ser suficiente para demostrar que puedes hacerlo.

10. Dale visibilidad a tu trabajo

Muestra tu porfolio, no solo en las empresas a las que apliques. Promociona tu trabajo a través de plataformas como Behance, Flickr, Dribble, deviantART o incluso medios de comunicación especializados en creatividad y cultura visual como Gràffica. Cuanto más se vea tu trabajo en la red, más posibilidades tienes de que lo vean y se interesen por él.