«Para Magical Girl queríamos un cartel simbólico, intrigante, icónico»

«Está en Tokio», nos dicen en Avalon, empresa distribuidora de Magical Girl. Así que nos perdemos una deseada entrevista con Carlos Vermut, autor de la película y los dos carteles que la representan. La pena se nos quita gracias a Marcos Colorado, responsable de materiales de Avalon, que nos narra de mil amores los entresijos del diseño de estas piezas.

Carlos Vermut, director y diseñador del cartel de la película Magical Girl.

Carlos Vermut, director y diseñador del cartel de la película Magical Girl.

El caso de Carlos Vermut es particular. Al más puro estilo renacentista, Carlos hace carteles porque hace películas. Hay pocas personas capaces de escribir, ilustrar, dirigir, producir (en el caso de Diamond Flash, su anterior filme), crear un monstruo exquisito y exitoso como Magical Girl y, además, sintetizarlo en una sola imagen. En este caso, las leyes del marketing se diluyen o adquieren la forma que marca el autor (al fin y al cabo él es quien mejor conoce su propio universo y, como ilustrador, parece el más indicado para ponerle cara).

«Queríamos un cartel simbólico, intrigante, icónico», declara la gente de Avalon. Pues toma, la primera en la frente, y nunca mejor dicho, porque la propuesta de Vermut es una ilustración del rostro de Barbara Lennie atravesado por un reguero de sangre en forma de lagarto, poniendo a jugar toda la simbología de la película.
carteles de cine – cartel del film Magical Girl

Aunque hubo otras propuestas que reflejaban gráficamente la afinidad del cine de Vermut con el de autores como Lynch o Saura (de hecho el cartel final remite al de La Prima Angélica, del director español), la opción del lagarto convenció sin esfuerzo para llegar al público natural de la película: los seguidores de Vermut y culturetas allegados. Sin embargo, «la película creció exponencialmente tras su paso por San Sebastián, así que decidimos ampliar el público», nos cuenta Marcos.

Y así surge la segunda gráfica promocional, destinada a atraer a ese nuevo público, con caras de actores caladas en un corazón roto (basado también en una ilustración de Vermut). El resultado es un término medio que utiliza el personal universo gráfico del autor con alguna concesión a las leyes del marketing cinematográfico.

carteles de cine – cartel del film Magical Girl

En Avalon, según nos cuenta su responsable de materiales, el equipo de marketing es quien suele parir las ideas que determinan la gráfica, al hilo del posicionamiento de marketing. Según este modelo, los diseñadores funcionan más como «traductores» gráficos, aunque en el caso de Magical Girl no fuera en absoluto así.

No sabemos qué parte de Carlos Vermut se siente cartelista de cine, pero está claro que, de facto, lo es. Con la gran ventaja (aunque también el gran reto) de poder ponerle cara a su propia creación. Un perfil poco habitual, pero tremendamente interesante. Arigató!

ENTREVISTA REALIZADA POR: Pablo Dávila / Ana Linde

www.avalon.me