Aldo Novarese. El signo alfabético

aldo-novarese

CÓMPRALO AQUÍ POR 28 EUROS

El nuevo libro que saldrá este mes de Campgrafic está dedicado a Aldo Novarese, uno de los últimos artesanos herederos de la tradición gutemberiana. Su obra es la expresión de la experiencia para conocer el detalle y matizarlo. Como los antiguos artesanos aprendió de todos los rincones de la imprenta, se embebió de ellos y los fue plasmando sobre el papel -cuando la pantalla no era más que una quimera- en un ejercicio de aprendizaje histórico.

Este libro es un compendio de matices. Un manual para el aprendiz y una fortaleza para el profesional de la tipografía. En este ensayo, el carácter se erige como la máxima expresión tipográfica, y a él dedica todo su saber histórico. Como el relojero en su taller, Novarese usa el ojo como la herrramienta más precisa para diseñar caracteres. Construye las formas a partir de la historia. Renueva el signo alfabético a partir de las diferentes etapas históricas que nacen con la columna trajana y acaban en la forma cuadrada del siglo XX.

Conceptos como el color, ennegrecimiento, blanco entre letras, equilibrio, grosor y tantos otros, siempre necesarios y siempre olvidados, encuentran su acomodo experimental en las páginas de este libro gracias a las sucintas y clarificadoreas explicaciones de quien conoce el oficio y aplica sus saberes para buscar la mayor legibilidad de esas pequeñas motas dejadas caer sobre el blanco papel pra crear el gris uniforme de la mancha.

Pero la gran aportación de Novarese a la tipografía, más allá de sus letras, fuera de las fronteras italianas fue su clasificación de los caracteres así como su pronturario de combinaciones. Un modelo ensayístico surgido de la necesidad de poner orden en la acumulación histórica de caracteres. A caballo entre la didáctica y la experiencia, Aldo Novarese plasma en este libro algunos de los conocimientos más básicos -y más olvidados- de la construcción del carácter.