Ajoblanco, un altavoz de la contracultura

La contracultura en España tuvo en Ajoblanco su referente entre las décadas de los 70 y los 90. La mirada ecléctica y plural de esta revista ejerció el papel de un gran observatorio crítico sobre la vida pública española, pero también fue un altavoz de lo que sucedía en la calle. Ajoblanco ocupa un lugar emblemático en la memoria de quienes ya rondan cierta edad. Su ruptura, contestación y vitalismo tienen ahora su espacio en la exposición que le dedica el Centro Duque en Madrid.
_

Ajoblanco – cartel exposición en Conde Duque Madrid
Ajoblanco ocupa un lugar emblemático en la memoria cultural de, al menos, cuatro generaciones de lectores. A lo largo de más de veinte años y durante dos etapas diferentes (1974/1980 y 1987/1999), es decir, desde el final de la dictadura franquista hasta la antesala del siglo XXI, la revista se convirtió en un observatorio crítico sobre la vida pública española, un termómetro con el que tomarle el pulso al presente y, finalmente, una escuela donde aprender  a disentir de las imposiciones generadas por los sucesivos tiempos históricos.

Cada lector tiene para sí un Ajoblanco personal y cada participante posee una idea propia de lo que fue esta publicación o de lo que supuso para su misma biografía. No obstante, entre ambas posiciones se abre la incógnita que alimenta el proyecto expositivo que acoge el Conde Duque del 28 de mayo al 21 de septiembre: ¿Qué pervive hoy del espíritu ajoblanquero y, sobre todo, cómo podemos rescatarlo?

Ajoblanco. Ruptura, contestación y vitalismo (1974-1999) es una propuesta museográfica que recorre exhaustiva y temáticamente la trayectoria completa de la publicación, rescatando para ello materiales inéditos o de difícil acceso, reportajes, documentos y líneas de trabajo significativas, junto a los testimonios y escritos producidos por una parte importante de sus protagonistas.

El objetivo que impulsa esta exposición es doble: por una parte revisitar Ajoblanco desde el presente, con el fin de explorar sus principales aportaciones y situarlas históricamente; por otra, profundizar en esa inquietud disidente, lúdica y libertaria de vivir la cultura, las ideas y los cambios colectivos y personales apasionadamente.
_____
+info: ajoblanco

  • Contad conmigo… dispongo de un buen nº de ejemplares en papel… y me los se de memoria. Jajajaja!