12 millones para lanzar Vanity Fair en España

Aparentemente el mundo editorial, y especialmente el revistas, está en horas muy bajas. Pero a pesar de ello, los editores se lanzan a nuevos proyectos en los kioscos. Está vez Conde Nast, uno de los mayores grupos editoriales del mundo, nos trae un caballo ganador y bien entrenado en otros paises como es Vanity Fair. Con 12 millones de euros para el lanzamiento esperan alcanzar una audiencia de 70.000 lectores. Con ese dinero me parece poca gente y todo.

Vanity Fair es aquella revista que puso en portada a Demi Moore desnuda y embarazada, llega a España con un perfil muy similar al americano. Una revista más bien para mujeres, pero también para hombres. Una revista para lectores interesados tanto por las vicisitudes de celebridades como artículos excelentes sobre la deriva de un Gobierno ó un reportaje a fondo contra la guerra de Irak como publicaba en diciembre la edición norteamericana.

Su diseño está bastante cuidado, no llega al preciosismo y detalle de Esquire, pero hay que pensar que su público es un poco más adulto y no necesita tanta filigrana. Lo mejor es la fotografía. Ya en sus inicios la revista apostó por nombres como Annie Leibovitz y por lo mejores escritores de lengua inglesa. 

Una rejilla de tres columnas aunque a veces, como en el artículo de portada, se va a dos. Apenas tres o cuatro tipografías muy clásicas (habría que mirarlo bien, pero parecen Times, Bodoni, y Futura), grandes capitulares, y colores muy discretos, excepto el rojo de la cabecera. Papel couche. Ingredientes muy básicos, pero con sustancia y bien cocinados.





Se apunta a la moda de hacer el índice de contenidos en varias páginas, lo que les permite destacar los contenidos de la revista de una manera más amplia. También es verdad que una revista de más de 300 páginas hacer un índice en una sola es todo un reto. [20% de publicidad] Lo que no me gusta es el uso de las fotos dejadas caer con sombra paralela, con y sin marco, que creo es un recurso muy usado y le da un carácter demasiado informal y dejado, que la acerca más a las revistas del corazón o a algunas revistas de música inglesas. No es que no este bien el recurso, es que no veo claro donde toca y donde no. No hay un criterio claro. Bueno, al menos yo no lo veo.

Buena revista para entretenerse con buenos reportajes y buena fotografía. Si ponen personajes españoles en portada [Rania de Jordania no es precisamente jugarsela en el primer número] y se arriesgan con cosas serias, será una publicación interesante en el yermo panorama nacional.

…………………
+info: vanityfair.com